El buen feminismo II.  Combatientes kurdas contra el ISIS, norte de Iraq

El buen feminismo II.  Combatientes kurdas contra el ISIS, norte de Iraq

El buen feminismo.

El buen feminismo.

Joven afgana skatebordeando en Bamian, junto al vacio dejado en la montaña tras la voladura del Buda por los taliban.   

Joven afgana skatebordeando en Bamian, junto al vacio dejado en la montaña tras la voladura del Buda por los taliban.   

Actor.
Homenaje al pintor de ukiyo-e  Sharaku, retratista de actores. Por Yoshio Hayakawa.
Vía:
http://bibliodyssey.blogspot.com.es/

Actor.

Homenaje al pintor de ukiyo-e  Sharaku, retratista de actores. Por Yoshio Hayakawa.

Vía:

http://bibliodyssey.blogspot.com.es/

magnificentruin:

Thomas Alleman

magnificentruin:

Thomas Alleman

Hombres-cangrejo

La generación de nuestros abuelos fué una generación dominada por los asesinos,entiendanme, no todos lo eran, ni siquiera la mayoria,  pero para  los que vivieron sus años mozos entre los años 30 y 40 del siglo XX, el homicidio politico  o bajo la coartada de un uniforme fué temido, padecido, ejecutado u observado con mayor o menor cercania, en algún momento.

La generación de nuestros padres ha sido una generación con abundancia de cínicos. Tambien, sólo aquellos que  alcanzaron alguna cuota de poder  claro, una minoria exigua, pero que determinó la tonalidad de fondo de la generación, la que hizo la inacabable, cansina  transición española.

Con la abdicación del rey ha habido otro brote, una recaida bastante grave. Por  ejemplo, el sábado pasado, 7 de junio, Fernando Onega fué entrevistado en la cadena de TV La Sexta, y sus respuestas fueron tan demostrativas de la relación de cierta élite con la verdad que por momentos creí que aquello era un programa de humor y  el tipo una marioneta bien caracterizada.

Fernado Onega, para quien no lo sepa es un macho alfa de la transición, uno de sus diseñadores mediáticos, desde el principio conectado con todo lo que nos han cocinado en secreto en despachos importantes, no en vano  fué redactor de discursos  de Adolfo Suarez en los años de hierro de la transición.

No oí la entrevista completa,  sólo dos fragmentos, En el primero, venía a decir que “ya era hora de devolverle el  Rey a la Reina, despues de tanto tiempo robado por los compromisos oficiales”, como si no supiera todo el pais el tipo de relación real que existe entre los dos consortes, desde hace mucho tiempo. Como si no lo supiera él mejor que nadie. Devolver el rey a la reina, seguro que es el primer deseo que se les vino a la cabeza a los dos.

 En el segundo fragmento reconozco que no oí la pregunta ni gran parte de la respuesta, pero su contestación  decía “es mísero mandar al Rey a un piso en Arganzuela”, como si él, ni nadie tuviera referencias de la prensa internacional, algunas de la semana pasada, de la fortuna acumulada estos años. No vamos a mandarle a un piso en Arganzuela, desagradecidos, como si él y nadie supiéramos  nada de esta fortuna. El tipo no pudo evitar romper a reir, el periodista Onega, se río, allí en directo. Si señor, tuvo bastante gracia.

La generación de los hombres que mandan proliferaron en un océano con alta una concentración de desvergüenza,  letal para especímenes más sensibles. Los hombres -crustáceo tienen aspecto de cangrejo, de periodista, de langosta, de magistrado, de nécora, de fiscal.

Pero efigie y verdad son tejidos distintos, como la cáscara y la carne blanda y rosada que hay en el interior.

Lo dañino de la monarquía española no es su arcaísmo. En otras circunstancias podría ser divertido , un juego en el que podíamos participar todos, con entrega o guasa. Lo pestífero es el manto de mentiras que la protegen.

Con la transición, a la fuerza ahorcan,  aceptamos  pulpo como animal de compañía, y sentamos al molusco en la jefatura del estado, y a partir de entonces silencios sobre el 23F, sobre su vida familiar pasada y presente, sobre su fortuna, sobre sus actividades, sus amigos.

Pero cómo puede ser saludable para un país que algunas de sus instituciones más visibles estén envuelta en ese nubarrón de silencios.  Cómo no va a tener tarde o temprano consecuencias.

 

 

artnet:
Major auction houses have more than enough exhibitions, sales, and lectures to fill up your schedule during New York’s Asia Week (March 14–22), but that doesn’t mean you should neglect the many top-flight Manhattan galleries that specialize in Asian art. 
Herewith, a few of our top picks. 

artnet:

Major auction houses have more than enough exhibitions, sales, and lectures to fill up your schedule during New York’s Asia Week (March 14–22), but that doesn’t mean you should neglect the many top-flight Manhattan galleries that specialize in Asian art. 

Herewith, a few of our top picks.